Los robots están llegando (I)

Los robots están llegando (I)

“El uso del teléfono móvil inteligente es tan intenso en nuestra sociedad que un visitante de Marte podría concluir que es una funcionalidad adicional de la anatomía humana”. Esta opinión la expresa el juez del Tribunal Supremo de EEUU John Roberts, en la sentencia Riley vs California de junio de 2014, en la que rechaza la posibilidad de que la policía pueda acceder a los datos del móvil del detenido sin orden judicial.

Con esta curiosa cita comienzan Benjamin Wittes y Jane Chong su trabajo “Our cyborg future: law and policy implications“. Este artículo se enmarca dentro de un proyecto denominado “The robots are coming: the project on civilian robotics“, que trata de contestar a las diversas cuestiones legales que se plantean en relación con la integración de los robots en el entorno humano y que incluye trabajos sobre drones, coches sin conductor o interacción entre hombres y robots. Se trata de una iniciativa  que lidera Brookings, una institución sin ánimo de lucro dedicada a realizar trabajos de investigación que contengan recomendaciones que puedan ayudar al legislador a tomar decisiones.

El término cíborg se atribuye a Manfred Clynes y es la conjunción de cibernético y organismo. El paper de Wittes y Chong describe la evolución de estos híbridos hombre-máquina desde 1960, con especial atención a la colección The Cyborg Handbook de Chris Hables Gray y pone sobre la mesa cuestiones interesantes que se derivan de la “ciborgización” de nuestra sociedad, entre ellas: la creciente dificultad para distinguir lo que está unido a un individuo y lo que es externo; el aumento exponencial de datos sobre nuestro cuerpo y la posibilidad de que estemos constantemente vigilados; la delgada línea entre prótesis terapéutica y mejoramiento artificial; o la efectividad de las restricciones impuestas en los términos y condiciones (EULAs en inglés) de dispositivos que se van a fundir con nuestro cuerpo, como por ejemplo un implante coclear.

Por otro lado, el objetivo del trabajo de John Villaseñor “Products liability and driverless cars” es ofrecer una serie de principios que puedan guiar al legislador (americano) cuando se plantee regular esta nueva tecnología. Antes de llegar a ese punto, nos presenta un resumen muy interesante sobre la normativa de responsabilidad de productos y las principales formas de responsabilidad en derecho estadounidense (negligencia, defectos de diseño, incumplimiento de garantía, etc), con ejemplos de cómo se aplicarían a los coches autónomos. Es importante destacar que, en el caso de los vehículos sin piloto, la obligación de evitar accidentes pasa -en principio- del conductor al fabricante del vehículo.

Villaseñor pone sobre la mesa el relevante papel que pueden jugar las empresas aseguradoras, por ejemplo incentivando el uso de unas tecnologías frente a otras o requiriendo a sus clientes un acceso completo a los datos de coche a los efectos de resolver siniestros.

En cuanto a los principios, el autor plantea entre otras cosas:

– Que la comercialización de coches autónomos no se condicione a tener previamente resueltas todas las cuestiones de responsabilidad, dado el gran número de vidas que van a salvar. Es una idea con la que coincidimos y que ya hemos expuesto en otro artículo de Replicante.

– La normativa sobre responsabilidad de productos y los jueces que la han aplicado han demostrado gran capacidad de adaptación a los nuevos desarrollos, así que no parece necesario modificarla a corto plazo.

– Los fabricantes de vehículos “normales” (no autónomos) no deben ser responsables de los defectos derivados del trabajo de un tercero para convertir el coche “normal” en autónomo. Parece una previsión bastante razonable pero no está expresamente mencionada en las normativas de los estados de California y Nevada. En España una protección legal de este tipo no sería necesaria porque difícilmente progresaría una demanda de estas características.

Por cierto que Villaseñor no sólo se ha molestado en escribir el artículo sino que también ha grabado una serie de videos cortos en los expone su planteamiento. ¡Gran iniciativa!

En el próximo artículo hablaré de los trabajos de Brookings relativos a drones y creación de un nuevo regulador para el ámbito de los robots.

Foto del usuario de Flickr krupp

Entradas relacionadas
Dejar una respuesta