Los abogados ante los nuevos retos tecnológicos

Los abogados ante los nuevos retos tecnológicos

Hace unas semanas escribí un artículo sobre Watson y el impacto que previsiblemente va a tener en el mundo de los abogados. Aprovecho ahora para añadir que su objetivo es más ambicioso puesto que pretende implantarse en muchos otros sectores. En cualquier caso, Watson no está solo en su intento de revolucionar la forma tradicional de prestar asesoramiento jurídico.

Epoq, RocketLawyer y Legalzoom llevan ya varios años poniendo disposición de individuos y pequeñas empresas documentos legales básicos y asesoramiento legal online a precios muy competitivos. Otras empresas en cambio prefieren apostar por nichos concretos: Diligence Engine ofrece una herramienta muy potente para la revisión de todo tipo de acuerdos; Juristat pone a disposición información relevante en los procesos de patentes; Picture It Settled comercializa un software de análisis que puede aportar mucho valor y ahorrar tiempo en las negociaciones y Modria apuesta fuerte por su sistema de resolución de conflictos online, que ha ayudado a Paypal e eBay a solucionar más de 400 millones de casos; algo parecido a lo que hace Cybersettle, aunque sus servicios están más enfocados a hospitales y empresas aseguradoras.

Por otro lado, Legal onRamp se fundó 2007 con la idea de ser una plataforma de colaboración para abogados de empresa y de despacho, que comparten información y documentos de todo tipo. Era lo más parecido a una red social exclusiva para juristas. Ahora ha evolucionado y ofrece también distintas soluciones tecnológicas para ayudar a estos profesionales a gestionar mejor contratos y todo tipo de documentos e información legal.

En cualquier caso, las dos empresas que más comentarios están generando actualmente entre los abogados más geek son Riverview y Axiom.

Riverview Law es una ABS (Alternative Business Structure) que tiene entre sus socios al despacho DLA Piper. Las ABS surgen en el Reino Unido a raíz de la Legal Services Act  de 2007, que tenía como objetivo liberalizar ese mercado, y permiten que los dueños de las firmas jurídicas no sean abogados. Riverview presenta bastantes elementos innovadores en su propuesta de valor. En primer lugar cobra precios fijos anuales por sus servicios, frente al clásico sistema de cobro por horas trabajadas. Con ello demuestra mayor compromiso con sus clientes y les permite tener certeza del coste final, que además es un 20-30% inferior al de un despacho tradicional. Además, el servicio al cliente es uno de los aspectos en el que más atención ponen, con comunicaciones constantes a través de teléfono, mail y un portal dedicado.

Riverview no está enfocado a usuarios finales sino a empresas. Para los abogados de asesorías jurídicas internas han desarrollado un software accesible desde cualquier dispositivo, que se puede personalizar y contratar por módulos y que permite manejar un gran volumen de información para reducir gastos y contingencias legales.

El motto de Axiom Law es “law redefined”. Su idea es poner el foco en la oportunidad más que en el riesgo, dar servicios no para el cliente sino con el cliente y contagiar su pasión por lo que hacen. Mi impresión es que quiere transformar el mundo legal exportando la forma de trabajar de las start-ups de Silicon Valley. De hecho, su forma de plantear los servicios legales me recuerda al de alguna de las grandes plataformas de la economía colaborativa como Uber.

Axiom ofrece servicios muchos más baratos que las firmas tradicionales y lo consigue porque su estructura de costes es diferente: no tiene una gran plantilla de abogados sino un grupo de profesionales multidisciplinares a los que acude según los proyectos de los clientes. Digo profesionales porque no son sólo perfiles legales sino también técnicos, de negocios, ventas y personas especializadas en procesos y en gestión de proyectos. Por todo ello, no me sorprende que se cuestione si realmente es una law firm o no..

Como podemos ver, la disrupción está viendo de agentes que no operaban tradicionalmente en el sector legal y se origina principalmente en Estados Unidos y Reino Unido.

¿Qué ocurre mientras en España? Es cierto que existen iniciativas interesantes como Ejustic, que ofrece tecnologías de mediación y arbitraje en la nube; evicertia, que provee firma electrónica y comunicaciones certificadas o lexdir, que te permite buscar abogado online, pero como se puso de manifiesto en la sesión que se celebró hace unos días en FIDE, la mayor parte de los abogados tiene que cambiar de actitud y de forma de trabajar para poder hacer frente a todos los retos que plantea la economía colaborativa, la globalización y las tecnologías disruptivas.

“En las próximas dos décadas, el sector legal va a cambiar más que en los últimos dos siglos”. La cita es de Richard Susskind, que lleva 30 años estudiando cómo afecta la tecnología al mundo del derecho y es uno de los mayores expertos mundiales en la materia. Teniendo en cuenta los antecedentes mencionados, creo que está en lo cierto y de hecho recomiendo su último libro (Tomorrow´s Lawyers) a todos aquellos que sientan curiosidad por estas cuestiones.

Foto del usuario de Flickr krupp

Este artículo se publicó originariamente en lawyerpress el 9 de febrero de 2015

Entradas relacionadas
Dejar una respuesta