Humanos derrotados por máquinas

Humanos derrotados por máquinas
El gran escritor austriaco Stefan Sweig murió en 1942 pero si hubiera estado vivo a finales del siglo pasado sin duda hubiera incluido un capítulo adicional en su deliciosa novela “Momentos estelares de la humanidad” para narrar lo que ocurrió el 11 de mayo de 1997.

 

Había gran expectación ese día en Nueva York porque se jugaba la última partida de la segunda ronda de enfrentamientos entre el gran maestro Gary Kasparov, el mejor jugador de ajedrez del momento, y Deep Blue, la supercomputadora creada por IBM para derrotarle. Kasparov había salido airoso de la primera ronda de partidas ganando 4-2 el año anterior.

 

Antes de la trascendental partida, el marcador reflejaba un empate a 2.5. Si ganaba la máquina sería la primera vez que un ordenador derrotara a un campeón mundial en un enfrentamiento de varias partidas. Tristemente la emoción duró poco. Kasparov jugaba con negras y abandonó después de sólo 19 movimientos. Momento oscuro para la humanidad. El ruso pidió la revancha pero IBM no sólo declinó el ofrecimiento sino que puso fin al proyecto Deep Blue, que ya había dado los resultados esperados.

 

IBM volvió a repetir la historia poco después con Watson, una supercomputadora con un sistema de inteligencia artificial capaz de responder a preguntas planteadas en lenguaje normal, especialmente desarrollada para participar en el programa de TV americano Jeopardy!. En febrero de 2011 Watson consiguió superar a los dos ganadores históricos anteriores Brad Rutter y Ken Jennings. La jugada fue redonda para IBM pues no sólo consiguió una gran repercusión y el premio de 1 millón de dolares, sino que demostró a todo el mundo sus avances con máquinas inteligentes que podían entender y responder a los seres humanos e incluso superarles en entornos reales. Ahora Watson está dedicado a “poner inteligencia” en la creciente cantidad de datos sin estructurar que se generan online diariamente. De hecho, IBM es una de las compañías más activas en las áreas de computación cognoscitiva e inteligencia artificial, pero de eso trataremos en otro artículo.

 

Una última historia para terminar. El mundo geek anduvo nervioso varias semanas del mes pasado por las noticias de una máquina que,  haciendose pasar por Eugene Goostman, un joven ucraniano de 13 años, había conseguido pasar el “test de Turing” por primera vez en la historia. El origen de esta famosa prueba se remonta a la predicción que hizo Alan Turing en un trabajo publicado en 1950 “Computing Machinery and Intelligence”, en el que afirmaba que en 50 años las computadoras serían tan buenas imitando a los humanos que una persona normal no tendría más de un 70% de probabilidades de hacer una identificación correcta después de 15 minutos de interrogatorio.

 

foto del usuario de Flickr christopher_brown

 

Aunque muchos han cuestionado el resultado y no está claro que las máquinas hayan sido capaces de romper el techo que distingue a la inteligencia humana de la artificial, lo que sí es cierto es que ésta ha mejorado exponencialmente en los últimos años y dentro de poco será muy difícil distinguir si estás interactuando con otro ser humano o con un software de última generación, salvo que seas Harrison Ford

 

Replicante Legal arranca hoy con el objetivo de poner algo de luz sobre los temas legales que rodean a estos temas. Espero que lo disfrutéis.

 

Foto principal del usuario de Flickr John-Morgan
Entradas relacionadas
Dejar una respuesta