¿Y si resulta que finalmente no tenemos que morir?

Según el famoso dicho, la única verdad en la vida es que todos tenemos que morir. De hecho, nuestro sistema legal está basado en la premisa de que los seres humanos nacemos y morimos. Hay que tener en cuenta que la pena de muerte es el mayor castigo se puede imponer en derecho penal (en los países en los que está permitida) y los derechos y obligaciones civiles desaparecen cuando una persona fallece (con algunas excepciones como podría ...

¿Estamos preparados para tener jefe algorítmico?

El número de tareas que son desarrolladas por máquinas es cada vez mayor en nuestros días. Los avances en capacidad de computación junto con el acceso a grandes cantidades de datos (big data) están haciendo que las máquinas sean cada vez más potentes. Como hemos visto en artículos anteriores, los ordenadores empiezan a tener cada vez más "inteligencia" y son capaces de pilotar coches o aviones de forma similar a como lo hacen los seres humanos. ¿Quiere ...

Valoración de los killer robots.

En un reciente artículo (en inglés) apunté la problemática de los llamados killer robots o robots asesinos. Partidarios y detractores argumentan sobre la conveniencia de autorizarlos o prohibirlos. El asunto ha llegado hasta la ONU, donde un grupo de expertos analizó en junio por primera vez los aspectos más relevantes del asunto. En dicho artículo hay un link a todas las ponencias (texto y audio) de la reunión. Entiendo perfectamente las ventajas que tiene sustituir ...

La tecnología va casi siempre por delante de la ley

Imagina que un amigo te llama hace diez años y te invita a dar una vuelta en un coche sin volante ni pedales. Aunque esa persona estuviera trabajando en una start up puntera en Silicon Valley, es muy probable que pensaras que se había vuelto loco. Ahora echa un ojo a la foto de abajo. Parece un juguete pero es el nuevo prototipo de coche sin conductor presentado por Google en mayo.  

Humanos derrotados por máquinas

El gran escritor austriaco Stefan Sweig murió en 1942 pero si hubiera estado vivo a finales del siglo pasado sin duda hubiera incluido un capítulo adicional en su deliciosa novela "Momentos estelares de la humanidad" para narrar lo que ocurrió el 11 de mayo de 1997.   Había gran expectación ese día en Nueva York porque se jugaba la última partida de la segunda ronda de enfrentamientos entre el gran maestro Gary Kasparov, el mejor jugador ...